Originarios de Nepal y empleados en rituales de medicina ayuvédica por la tribu Newar, estos recipientes abombados se forjan de forma artesanal. Además de cuencos de los 7 metales, de les conoce como cuencos tibetanos, o cuencos cantores. Los 7 metales que los componen son oro, plata, mercurio, cobre, hierro, estaño y plomo. Cada uno relacionado con un astro, siendo estos Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Cuenco cantor de metal de decoración junto a otro cuenco hinduista Su característico sonido depende del tamaño, grosor y forma de fabricación. Esto les otorga una infinidad de matices en sonido y aspecto, siempre con su característico tono broncíneo. Su aleación es trabajada a con herramientas manuales dándoles el aspecto envejecido propio de los cuencos cantores. En cada golpe de martillo observamos una muesca de su propia historia, influyendo en su sonido, y consiguiendo así largas notas sostenidas. Las propiedades de su sonido nos traen beneficios espirituales y emocionales. Estos a su vez repercuten en el cuerpo y el estado anímico. Ayudan a la concentración y procesos creativos Reducen el estrés y ansiedad acumulados Combaten el insomnio y las alteraciones del ánimo El sonido de los cuencos cantores tiene efectos sanadores a nivel físico Equilibran los chakras aportando bienestar espiritual y serenidad

Originarios de Nepal y empleados en rituales de medicina ayuvédica por la tribu Newar, estos recipientes abombados se forjan de forma artesanal. Además de cuencos de los 7 metales, de les conoce como cuencos tibetanos, o cuencos cantores. Los 7 metales que los componen son oro, plata, mercurio, cobre, hierro, estaño y plomo. Cada uno relacionado con un astro, siendo estos Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Su característico sonido depende del tamaño, grosor y forma de fabricación. Esto les otorga una infinidad de matices en sonido y aspecto, siempre con su característico tono broncíneo. Su aleación es trabajada a con herramientas manuales dándoles el aspecto envejecido propio de los cuencos cantores. En cada golpe de martillo observamos una muesca de su propia historia, influyendo en su sonido, y consiguiendo así largas notas sostenidas. as propiedades de su sonido nos traen beneficios espirituales y emocionales. Estos a su vez repercuten en el cuerpo y el estado anímico. Ayudan a la concentración y procesos creativos Reducen el estrés y ansiedad acumulados Combaten el insomnio y las alteraciones del ánimo El sonido de los cuencos cantores tiene efectos sanadores a nivel físico Equilibran los chakras aportando bienestar espiritual y serenidad

Originarios de Nepal y empleados en rituales de medicina ayuvédica por la tribu Newar, estos recipientes abombados se forjan de forma artesanal. Además de cuencos de los 7 metales, de les conoce como cuencos tibetanos, o cuencos cantores. Los 7 metales que los componen son oro, plata, mercurio, cobre, hierro, estaño y plomo. Cada uno relacionado con un astro, siendo estos Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Su característico sonido depende del tamaño, grosor y forma de fabricación. Esto les otorga una infinidad de matices en sonido y aspecto, siempre con su característico tono broncíneo. Su aleación es trabajada a con herramientas manuales dándoles el aspecto envejecido propio de los cuencos cantores. En cada golpe de martillo observamos una muesca de su propia historia, influyendo en su sonido, y consiguiendo así largas notas sostenidas. Las propiedades de su sonido nos traen beneficios espirituales y emocionales. Estos a su vez repercuten en el cuerpo y el estado anímico. Ayudan a la concentración y procesos creativos Reducen el estrés y ansiedad acumulados Combaten el insomnio y las alteraciones del ánimo El sonido de los cuencos cantores tiene efectos sanadores a nivel físico Equilibran los chakras aportando bienestar espiritual y serenidad

1,22 kg unidad

Hermosa imagen de Tara blanca grabada en el interior Cuenco tibetano «Purificación Tara blanca» Este precioso cuenco tibetano grabado se usa durante el ritual de purificación de circunstancias o situaciones personales, pero también para purificar aspectos planetarios, con la ayuda de la Bodhisattva femenina Tara Blanca, cuya imagen se encuentra en el fondo de este cuenco. Con el poder de la imaginación, juntamente con el poder del mantra de Tara blanca, uno es capaz de obtener una intensa purificación y sanarse de enfermedades, tanto a nivel personal como universal. El mantra de Tara Blanca es: OM TARE TUTTARE TURE MAMA AYUR PUÑE GYANA PUSHTIN KURUYE SOHA. Por supuesto, este cuenco puede ser usado para cualquier otro propósito necesario o deseado. Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano. Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño, y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.